Donations to the Community of Sant'Egidio are tax deductible
under current regulations

Also this year it can target the 5x1000 to the Community of Sant'Egidio
Write the number 80191770587 in the tax return

Andrea Riccardi: on the web

Andrea Riccardi: on social networks

Andrea Riccardi: press review

change language
you are in: no death penalty - press release contact usnewsletterlink

Support The Community

 

EFE

October 5 2015

Fallece un preso japonés tras pasar 43 años en el corredor de la muerte

,
 
printable version

JAPÓN PENA DE MUERTE
Fallece un preso japonés tras pasar 43 años en el corredor de la muerte

Tokio, 5 oct (EFE).- El preso nipón Masaru Okunishi, que durante
décadas defendió su inocencia y pidió reabrir su caso tras ser
condenado a muerte por asesinato en 1972, ha fallecido a causa de
una neumonía a los 89 años en una cárcel de Tokio, informaron hoy
medios locales.
Okunishi fue condenado por envenenar en 1961 a 17 personas, cinco
de las cuales (entre ellas su mujer) murieron por intoxicación.
Al ser arrestado, inicialmente confesó que había envenenado con
pesticida el vino que se sirvió en una comida multitudinaria en la
localidad donde residía, Nabari (centro de Japón), para poner fin a
un "triángulo amoroso" formado por él, su esposa y otra mujer que
asistió al evento.
Pero se retractó antes de ser acusado formalmente y en 1964 un
tribunal de distrito lo absolvió por falta de pruebas.
Sin embargo, en 1969 una instancia superior lo condenó a muerte y
el Tribunal Supremo nipón ratificó la sentencia en 1972.
Durante los 43 años que pasó en el corredor de la muerte Okunishi
sostuvo su inocencia y a través de sus abogados luchó para intentar
que se repitiera el juicio.
Inicialmente logró en 2005 que un alto tribunal aceptara su
demanda, pero el proceso quedó anulado después de una protesta
presentada por el ministerio fiscal.
En Japón, donde se emplea la horca, a los reos se les comunica
que van a ser ajusticiados solo horas antes de la ejecución.
Esta práctica es duramente criticada por organizaciones
humanitarias, que denuncian la carga psicológica que soportan los
condenados, muchos de los cuales pasan décadas recluidos y aislados
sin saber cuándo se les aplicará la pena capital.
Okunishi se encuentra entre los reos que más tiempo han pasado en
el corredor de la muerte en todo el mundo; 43 años, solo tres menos
que Iwao Hakamada, que pasó 46 antes de que un tribunal decidiera en
2014 soltarlo y revisar su caso para tener en cuenta nuevas pruebas.
Las organización humanitarias critican además que, pese a las
modificaciones legales de los últimos años en las tomas de
declaración, aún se repitan los casos de confesiones forzadas en un
país donde el 99 por ciento de los acusados son considerados
culpables en los tribunales en causas penales.
También, el que por las particularidades del sistema jurídico
nipón, las cortes solo hayan decidido reabrir media docena de casos
de reos condenados a muerte desde 1947. EFE